Autismo y vacaciones escolares

Sep 17, 2016 | Opinión

Maylin Cestar / ASOPAUTA (Asociación de Padres y Amigos del Niño con Autismo en el Estado Trujillo)

La ciudad de Valera, en el estado Trujillo, tiene un solo parque público: “Los Ilustres”. Este parque apenas cubre una cuadra y siempre está repleto de gente. Para optar a actividades recreativas (piscinas, granjas, etc.) hay que pagar costosos servicios privados. Se suma que el transporte público es escaso y costoso, las esperas son muy largas y como ya deben saberlo, las personas con autismo poco soportan la espera.

Desde la gobernación, la alcaldía y algunos entes nacionales, se hacen planes vacacionales pero nunca incorporan a niños, niñas y adolescentes con autismo y otras formas de discapacidad. Recientemente, supe de un caso en el SAPNAET (Servicio Autónomo de Protección a Niños y Adolescentes en el Estado Trujillo) que incluyeron a un niño con autismo leve de alto nivel de funcionamiento, sin embargo, su mamá tuvo que pagar una tutora que le acompañara. Y le dijeron “se lo dejamos una semana como prueba a ver si se puede…”

Las mamás son las más afectadas

Las mamás son las que asumen todo el trabajo con los niños especiales: van a las terapias, los llevan al colegio, al médico, les asisten en casa, etc. Si la mamá trabaja, siempre es un drama porque debe hacer milagros con el tiempo ya que lo común es que también tiene otros hijos e hijas para atender.

Peor aún es en vacaciones cuando no hay ningún apoyo en el cuido y terminan los muchachos encerrados en las casas y las mamás, si están empleadas, con problemas en sus trabajos. Si trabajan por cuenta propia o por día, como lo es la mayoría, tienen que parar de trabajar lo que termina también impactando en la alimentación diaria de la casa.

Sin embargo, en la escuela nos siguen diciendo que vemos la escuela como una “guardería”, ¿si la mamá no trabaja como alimenta y responde por sus hijos? ¿Si la escuela no cuida y protege, cómo trabaja la mamá?

Los organismos del Estado deben garantizar la integración en los planes vacacionales, preparando personas para ello. Y también, crear planes vacaciones para los niños, niñas y adolescentes con discapacidad.

¿Derecho a la recreación, el descanso y el sano esparcimiento familiar? A todas luces, es un lujo inalcanzable para la mayoría de las mamás y personas con autismo en Trujillo.

Nota: publicado en el periódico “Correo del Orinoco” el 30 de agosto de 2.016

Share This